Texto y fotos José Antonio Abellán.

El autor…

jose antonio
José Antonio Abellán Baños, es Criador de Canarios, Fauna y Exóticos, y aspirante en aprender más cada día. http://www.aviarioabellan.com

1

FENOTIPOS heredados por el canario: al ser el Carduelis cucullata una especie fuertemente dimórfica, parte de esa característica sexual ha sido asimilada a su manera por los genes del Serinus canario, y una vez aceptados en su cadena de ADN, se transmiten de manera germinal al resto de descendientes, aunque por haber sido heredados diferentes tipos de genes; unos poligénicos –los referentes al factor rojo-, y otros ligados al sexo – los responsables de fijar los lipocromos en determinadas partes del cuerpo-, dan diferentes resultados en los fenotipos de los F-1 conseguidos, según haya sido la recombinación de genes en la cadena de ADN.

 

Discusiones recientes entre criadores aficionados a la genética, hacen dudar de que el factor mosaico sea una herencia directa del Cardenalito. Al señalar que las hembras de Cardenalito tienen un marcado dimorfismo con respecto a los machos de su especie, sobre todo en las zonas donde se expresa el lipocromo, y observando con detenimiento que, se aprecian diferencias fenotípicas en las zonas de elección de estas Cardenalitas con sus posibles descendientes de sexo hembra en los Serinus.

Estas características, de diferentes zonas del cuerpo afectadas por el lipocromo de categoría mosaico, entre los Carduelis y Serinus domésticos, es empleada por algunos criadores puristas, en afirmar que el factor mosaico en lipocromo amarillo y rojo, es una “mutación” o selección realizada en el canario, sin la intervención de híbridos de otras especies ajenas a los Serinus canaria.

 

Mi opinión, basada en la experiencia de muchos años practicando diferentes hibridaciones entre especies distintas, es que cuando nace un F-1, hereda características de ambas especies, pero con ciertas particularidades que las hace propias, consiguiendo que alguno de los caracteres del fenotipo heredado, no sean idénticos a ninguno de los dos parentales empleados normalmente el resultado de una hibridación se atiene a una “ley” de un porcentaje intermedio entre ambas especies empleadas-, fijando en sus genes unas características únicas y especiales, que si por capricho de la naturaleza llegan a ser transmisibles genéticamente, darán lugar a otros individuos diferentes con fenotipos idénticos al F-1 inicial.

Si, a esta alteración genética que se ha fijado, le sumamos la intervención de la selección humana en la cría. En pocos años tendremos unos descendientes muy distintos y alejados en su fenotipo al silvestre empleado como patrón inicial. Por tanto, es normal, que la especie Serinus haya heredado de los Cardenalitos la facilidad para asimilar los carotenos rojos, pero “adaptados” a sus genética, y aunque el lipocromo rojo se exprese de una manera más extensa en los machos de Carduelis cucullata, no tiene por qué haberse heredado de manera idéntica esa expresión en el fenotipo de los F-1, y sus correspondientes retrocruces R-1, R-2…

Además, hay que tener en cuenta, que los Carduelis cucullata nos disponen de tres estructuras de pluma diferenciada y seleccionada por el hombre, como es la intensa, nevada, y mosaico.

 

Otra característica, que los criadores puristas de canarios no tienen en cuenta, es que cualquier canario de factor rojo es un híbrido permanente -en mayor o menor porcentaje-, y que, gracias a la selección por bastantes años de cría, podemos alterar algunas de las características genéticas y fenotípicas heredadas.

4

Cuando apareas un canario de estructura de pluma nevada con otro de categoría mosaico, nacen hijos intermedios de pluma larga con más o menos influencia de mosaico, y solo, la selección del criador, escogiendo los que más se ajustan a los fines perseguidos, puede conducir que esa línea de plumaje heterogénea, sea conducida hacia un fenotipo ideal, que nos llevara años de trabajo. Y sino, como se ha llegado a la diferencia tan grande de fenotipo, en los lipocromos mosaicos línea macho y línea hembra, pues ya tenemos machos lipocromos rojo mosaico, de línea hembra, con apenas mascara, y que sin embargo, valen para la fecundación transmitiendo de manera sucesiva esa característica externa sexual a sus hijos.

Si Hans Duncker viera ahora los canarios de factor rojo que tenemos en nuestros criaderos, conseguidos gracias a la perseverancia y selección de los criadores europeos, también podría pensar que estos canarios lipocromos actuales, no provienen del cruce con Cardenalito de Venezuela, por lo alejado del fenotipo conseguido en relación con los Cardenalitos clásicos y sus respectivos F-1. Duncker se decepcionó, cuando vio mudados los primeros F-1 que sacó por el año 1.925 de un Cardenalito macho con canarias domesticas de un amigo, por la poca intensidad de lipocromo rojo que mostraban con respecto a su padre. Y, de todas maneras, también actualmente, si cruzamos un Cardenalito macho con una canaria bronce –Serinus domestico que ya aporta genes rojos-, obtendremos hijos F-1 que heredaran diferentes tonos de lipocromo rojo, teniendo suerte si de entre los hermanos F-1, el más rojo es macho y fecundo.

 

 

Por ello, visitando los diferentes criaderos importantes europeos dedicados a la selección de canarios rojos, no encontramos entre los reproductores, F-1 y sus respectivos R-1, R-2, etc…

 

Pues si el criador especialista es perspicaz, solamente seleccionando los jóvenes canarios con más brillo de lipocromo, le será suficiente para no perder ese gen poligénico acumulado, que muchas generaciones atrás, introdujo el pequeño Cardenalito en los canarios domésticos.

Entre las mejoras aportadas por la intervención del cruce del Cardenalito a los canarios de color, hay dos que son tenidas menos en cuenta y que son muy importantes, como la mejora de la estructura del plumaje, haciendo que sea más corta y pegada al cuerpo. Eliminando los temidos quistes de pluma por cruces anteriores con canarios de pluma larga; y otra consecuencia unida a ella, que es la menor expresión en el fenotipo del plumaje de la odiada feomelanina, muy típica de los Serinus para camuflarse en su medio natural, y casi nula en los Carduelis

cucullata. Logrando que los descendientes machos cercanos al Cardenalito silvestre, luzcan un mejor brillo en el plumaje, y un reflejo óptico de contraste entre las melaninas y el lipocromo, sobre todo, en los canarios descendientes de la serie ágata.

 

Un F-1 de Cardenalito por hembra de canario de los más bellos, es el conseguido con hembras ágata rojo mosaico, clásicas o mutadas, pues ya demuestran un limpieza de feomelanina, con buena categoría mosaico de pluma corta, y un brillo de lipocromo ideal para mejorar esa cepa. Teniendo en cuenta que, aunque la fecundidad de los F-1 machos la estimo por experiencia entre un 50 % solamente para los machos – en los F-1 hembras en nula-, en años posteriores, empleando inicialmente machos y a partir del R-3 también hembras, tendremos una gran descendencia por el vigor híbrido que transmite la sangre nueva.

 

Como dice Rosa María Espinosa, bióloga y profesora de la Universidad de Alicante, los canaricultores y ornitólogos, tenemos en nuestro criadero un “gran laboratorio” de genética básica, en donde estamos fijando nuevos fenotipos en el canario doméstico, llegando a ser este pequeño Serinus, el animal doméstico mundial que más colores y formas ha conseguido.